Los Mercedes pasearon por Monza – GP de Italia F1

GP de Italia F1

Lo mejor del Gran Premio de Italia fue la tradicional marea del público frente al podio. No ocurre en ninguna carrera. Sólo en Monza la multitud de las tribunas baja a festejar masivamente aunque Ferrari, que motivó esa histórica celebración, no tenga nada que festejar desde hace mucho tiempo. Demasiado.

La carrera fue lineal, aburrida, por el dominio contundente de Mercedes, que con sus dos autos hace lo que quiere y hasta tiene facilidad para mover a sus dos pilotos de acuerdo con cualquier circunstancia. El resultado de la carrera lo deciden desde boxes.

Era evidente que Rosberg iba a tener que pagar lo que le hizo a Hamilton en la última carrera y todo se hizo con ese propósito, tal como se vio. Hasta corrigieron la mala salida de Hamilton y movieron a Rosberg a voluntad. En los momentos previos al comienzo del Gran Premio un detalle trivial sirvió para más especulaciones cuando Ecclestone se le acercó a Hamilton y le habló en el oído. Los que prestaron atención pensaron que lo estaba tranquilizando…

GP de Italia F1

En la salida Hamilton se enredó un poco y Rosberg tomó la punta, seguido por los que animaron el espectáculo: Bottas, Magnussen, Massa y Vettel, con Hamilton corrigiendo su problema. Poco tardó para avanzar porque Rosberg, unas vueltas más adelante, salió de pista y tuvo que seguir derecho en la curva 1 por lo que Hamilton se fue arrimando y en 10 vueltas pasó a Massa -de gran actuación- y y luego a Rosberg, poniendo las cosas en su lugar, evidentemente.

La carrera quedó claramente decidida. Ante la superioridad de los Mercedes, por allá atrás se formaron grupitos que marchaban juntos y cambiaban posiciones entre ellos. Llegó el abandono de Alonso -bajón de la multitud- que se sumó a lo lento que andaba Kimi Raikkonen con la otra Ferrari. Bottas, Magnussen, Button, Pérez, Ricciardo, Vettel y alguno más formaban grupitos en los que, a veces, se pasaban entre ellos, matizado por una bloqueada de Hamilton que dejó las ruedas cuadradas. Pero se repuso enseguida y todo siguió igual teniendo que conformarse con esos grupos que luchaban sabiendo que estaban corriendo otra carrera. Y al rato se terminó.

GP de Italia F1

El podio trató de animarlo Jean Alesi pero no pudo. La única atracción fue adivinar qué actitud tomarían los dueños del paquete. Hamilton no lo miró a Rosberg, que trataba de sonreir y se animó a tocarle un hombro. Hamilton ni se dio vuelta y sólo se sonrieron -es un decir- cuando abrieron el champagne. El gran espectáculo lo dio, como siempre, la multitud, única en el mundo. Todo feo y fingido. Lo más simpático fue verlo otra vez en un podio a Massa, que con el sorprendente Williams, anduvo como antes.

Juan Carlos Perez Loizeau

Campeonato de Pilotos:
1 – Nico Rosberg: 238 puntos
2 – Lewis Hamilton 216 puntos
3 – Daniel Ricciardo: 166 puntos
4 – Valtteri Bottas: 122 puntos
5 – Fernando Alonso: 121 puntos
6 – Sebastian Vettel: 106 puntos

Campeonato de Constructores:
1 – Mercedes: 454 puntos
2 – Red Bull Racing-Renault: 272 puntos
3 – Williams-Mercedes: 177 puntos
4 – Ferrari: 162 puntos

Próxima competencia: GP de Singapur, el 21 de septiembre.

Anuncios

GP de Italia F1 – Tambien en Monza Vettel demostro su superioridad

Sebastian Vettel se afianza en la punta del campeonato

Sebastian Vettel se afianza en la punta del campeonato

Con 32 victorias desde que empezó en la F1 en 2007, 6 en el año actual sobre 12 y la tercera en Monza -sin pretender abrumar con cifras- da la impresión que Sebastian Vettel va a terminar con la Fórmula Uno. Ya ocurrió con Schumacher. Su superioridad es apabullante. Su aspecto de chiquilin siempre alegre, inquieto,contento, disfrutando todo lo que hace, como si estuviera jugando con sus amigos…para pasar -sin que se note esfuerzo o actitud alguna- a demostrar su enorme talento, para ser por mucho, el mejor de todos en una actividad en la que se arriesga, por sobre todas las cosas, la vida.

En la historia de esta actividad hubo algun otro ganador repetido como el caso de Schumacher, pero sin la frescura ni el encanto de Vettel. Y, especialmente, sin su personalidad tan especial que une todas esas virtudes de niño feliz, con un talento como pocas veces se ha visto en la historia.

Fernando Alonso y Mark Webber completaron el podio

Fernando Alonso y Mark Webber completaron el podio

Es increíble la inteligencia que demuestra para leer una carrera, sea donde sea, como para dominar sus movimientos, plantear su táctica y su estrategia y hasta recibir educadamente las ordenes e indicaciones que le dan por radio, aunque él hace lo que le parece más adecuado en el momento, como para hacer record de vuelta en la última, estando cómodamente primero.

El Gran Premio de Italia es todo un clásico y una fiesta especial para los tuercas que llenan las tribunas de Monza, con un entusiasmo sólo comparable con nuestro TC. Pero Ferrari no es lo que era y es el punto clave para que su Gran Premio tampoco lo sea. Por lo menos Alonso hizo podio y Massa anduvo mejor -hasta estuvo segundo- y la fiesta del final fue lo más espectacular de la carrera. Animada -es un decir- por John Surtees y Jean Alesi. El desarrollo comenzó con llovizna pero no se concretó en lluvia. Fue una invitación al bostezo matinal.

Campeonato de Conductores:
1 – Sebastian Vettel: 222 puntos
2 – Fernando Alonso: 169 puntos
3 – Lewis Hamilton: 141 puntos
4 – Kimi Raikkonen: 134 puntos
5 – Mark Webber: 130 puntos
6 – Nico Rosberg: 104 puntos
7 – Felipe Massa: 79 puntos

Campeonato de Constructores:
1 – Red Bull Racing-Renault: 352 puntos
2 – Ferrari: 248 puntos
3 – Mercedes: 245 puntos
4 – Lotus-Renault: 191 puntos

Próxima competencia: GP de Singapur, el 22 de septiembre.

GP de Italia F1 – El talento de Brawn y justicia para Barrichello


Con el debido respeto a la historia, Monza sigue siendo un gigantesco banco de pruebas. No hay que esperar sutilezas cuando la F-1 corre allí. Es para motores con un auto alrededor. Por eso pone en evidencia a aquellos pilotos que tienen el coraje de andar fuerte y, además, sin errores.

Por lo visto, Mercedes se puso de moda. Por lo demostrado en Spa y ahora en Monza los tres días de actividad, el impulsor alemán confirma lo que había ocurrido en el comienzo del campeonato actual. La carrera, como de costumbre, se definió en los boxes y no en la pista. Pero, como si obedecieran alguna orden los pilotos de Brawn, -Barrichello y Button- se esmeraron en destacar que ellos no disponen del KERS. Claro que tampoco se refirieron en absoluto a que ellos tienen desde la primera carrera los discutidos difusores inventados por el genial Ross Brawn. Y que el KERS da impulso por un momento determinado y los difusores son parte vital durante toda la carrera.

En fin, Monza fue una carrera más. Raikkonen demostró una vez más que es el mejor piloto, que la lucha interna en Inglaterra, Button-Hamilton, va tomando temperatura, que los Red Bull entraron en un cono de sombra y Vettel está enloqueciendo, que Nakajima ahora choca a dos juntos y que Hamilton sigue siendo todo lo opuesto a Button. No sólo no es rubio de ojos celestes si no que le resulta imposible dominar su temperamento, en oposición a su rival de nacionalidad -medido y triste pero veloz- arruinando una buena carrera en la última vuelta, acelerando encima de un pianito y volviendo loco a su papá. Más argumentos para los diarios ingleses.

Este fue el cuarto 1-2 de Brawn y la 11º victoria -a una de Reutemann- del siempre luchador Barrichello a los 37 años de edad y luego de muchos años de postergación haciendo de Nº2. Tres veces ganó Monza. Se merece un gran reconocimiento.

Mientras 200.000 espectadores bajaban de la tribuna y ocupaban la pista -algo tradicional allí- Barrichello se reía de todo, Button trataba de mostrarse feliz y Kimi, como si estuviera en misa por su inesperado podio, le dio tres tragos a la botella mientras pensaba, seguramente, cuándo le van a dar una Ferrari como la que tenía Schumy…

¿Fisichella?. Está cursando el primer grado en la escuelita de Fiorano.

A %d blogueros les gusta esto: