Rosberg con la Pole, Vettel y Alonso, con nuevos equipos – GP de Japón F1

Rosberg con la Pole, Vettel y Alonso con nuevos equipos - GP de Japon F1

Suzuka pagó los platos rotos. Justo en ese querible lugar, tan remoto como simpático y que guarda el recuerdo de carreras inolvidables protagonizadas por pilotos también inolvidables, que conserva impecable hasta la inocencia de su Vuelta al Mundo, fue el lugar donde se dio a conocer la noticia esperada: Vettel se va de Red Bull a Ferrari y Alonso se va de Ferrari. ¿A McLaren?¿ A Mercedes?.

Por lo tanto ese fue el tema dominante de las pruebas de clasificación para el Grand Prix de Japon. No se comentó otra cosa, aunque el tema no haya sido una verdadera sorpresa. Todo fue tranquilo, limpito y previsible. Hasta el anuncio de Christian Horner dramatizado por el fuerte viento que soplaba y que es el comienzo de la llegada de un tifón para momentos antes que empiece la carrera y que, por lo menos, dejará lluvia para todo su transcurso.

Rosberg con la Pole, Vettel y Alonso con nuevos equipos - GP de Japon F1

Todos se mostraban tranquilos pero también contribuyó para que las pruebas fueran aburridas y sin sorpresas importantes. Dominaron los Mercedes, aunque esta vez Hamilton se pegó temprano y lo aprovechó Rosberg que hizo el mejor tiempo de la clasificación.

La grilla para el Gran Premio quedó: Rosberg, Hamilton, Bottas, Massa, Alonso, Ricciardo, Magnussen, Button, Vettel y Raikkonen.

Mientras tanto, flotaban sobre el aire de Suzuka, Senna, Prost, Mansell…Todo aquello que no volverá.

J C Pérez Loizeau

Anuncios

GP de España F1 – Las gomas borraron la competencia

Fernando Alonso

Comentar cómo fue el GP de España sería imposible hasta para el Gordo Lanata. Por lo tanto hare algunos comentarios sueltos sobre el tema siempre divertido de la F1 actual y a lo que llegó en este camino directo al borde del precipicio.

La auténtica realidad de la situación actual de la categoría es la queja que durante la semana hizo el “loquito” Hamilton que, con su escasa pinta británica, anda como un trueno. Habló a Mercedes-Benz y les dijo: ”No puedo manejar más despacio…”.  Cinco palabras que resumen el problema.

Si usted se compra un auto de alta gama con toda la música, gastando un fardo de dinero en dólares, en Cedin o en Patacones, ¿estaría conforme si tuviera que cambiarle los neumáticos 3 veces por semana o 14 veces de Buenos Aires a Mar del Plata o 5 veces desde su trabajo en la Capital hasta su casa en Pilar…? La necesidad de tantos cambios obliga a que los pilotos, además de su trabajo para llevar rápido y bien a su auto, estén pendientes de los llamados por radio desde su box…El que responde con propiedad a esos llamados molestos es el pintoresco Kimi que primero les grita: “Yo se lo que tengo que hacer” y después le pega un tirón al cablecito y se queda tranquilo. Rosberg, que hizo la pole el sábado, preguntaba si tenía que parar o podía seguir. El pobre Massa, que siempre está en la puerta de Maranello para saludar antes de irse…¡hizo el record de vuelta…!.

GP de España F1

Los fenómenos que dirigen  esto la hicieron fácil, como lo demuestra la historia. Ferrari es el nombre mágico del auto en todo el mundo. Sin discusión. De pronto  sale un equipo con la marca de una bebida energizante y hace tres veces campeón mundial a un chico de 25 años y en los ratos libres da espectáculos únicos, como el de empujar al espacio a un “piantado” desde 40.000 metros de altura y que, con su cuerpito gentil, supera la barrera del sonido. La marca supera todo lo pensado con un marketing maestro. Ferrari mira todo desde lejos. Un Banco gigantesco pone toda la plata para que un piloto español sea campeón mundial. La cosa no anda. Lo llaman a Ecclestone y lo amenazan con pincharle el corazón, perdón, la billetera. El zar lo arregla rápido. Habla con Pirelli e inventan lo de las gomas. Y ahora las carreras las deciden los sábados en las pruebas de clasificación, repartiendo los  neumáticos como quieren ya que hay de todos los tipos necesarios y en la carrera cada uno usará lo que le digan.

Hasta que los autos, que valen centenares de millones  de dólares, no vuelvan a ser decisivos sobre los neumáticos, habrá que correr todo el campeonato en Cataluña -siempre que el Banco quiera seguir- y que gane Alonso o Nadal, es lo mismo siempre que corran con Ferrari. Y que los de Red Bull se hagan de abajo…Tirando gente de arriba…

Campeonato de Conductores:
1 – Sebastian Vettel: 89 puntos
2 – Kimi Raikkonen: 85 puntos
3 – Fernando Alonso: 72 puntos
4 – Lewis Hamilton: 50 puntos
5 – Felipe Massa: 45 puntos
6 . Mark Webber: 42 puntos

Campeonato de Constructores:
1 – Red Bull Racing Renault: 131 puntos
2 – Ferrari: 117 puntos
3 – Lotus-Renault: 111 puntos
4 – Mercedes: 72 puntos

Próxima competencia: GP de Mónaco, el 26 de mayo

GP de China F1 – Ferrari volvio al triunfo en China

Fernando Alonso y su Ferrari triunfaron en el GP de China

De acuerdo con lo comentado desde hace un tiempo, es evidente que llegó la hora de Ferrari. La forma de hacer las cosas hasta ahora no eran las que merece la marca símbolo de la F1. Llegó la preocupación y se vinieron las modificaciones, algunos cambios de gente y los italianos y gran parte del mundo del automovilismo regresaron, como tantas veces en la historia, a la alegría de la victoria.

Como ocurre en estos tiempos, todo el movimiento de la carrera -y con ello el interés que puede conseguir- es exclusivamente consecuencia de los neumáticos y su forma de usar los distintos compuestos para cada ocasión. No sólo los pilotos son manejados desde los boxes para cambiar el rodado, también hay una clausula -la de terminar la carrera con el compuesto blando- que llega a modificar clasificaciones como ocurrió con Vettel, que no pudo alcanzar -a pesar de su impresionante esfuerzo- y bajar en más de 3 segundos el record de vuelta, que había establecido Alonso para alcanzar a Hamilton, que se quedó así con el tercer puesto del podio. Por lo menos vimos esas dos últimas vueltas de Vettel que eclipsó el espectáculo, llegando medio de costado junto a Hamilton.

La largada fue para Hamilton, seguido por Alonso, Massa y Raikkonen. Vettel partió noveno y Webber, que salió del box por la penalización, entró inmediatamente a cambiar los neumáticos. Le salió todo mal durante toda la carrera. Con la excepción de los 5 primeros, el resto empezó la guerra de las gomas. Hulkenberger apareció primero, con Vettel y Button detrás. Webber atendió a Vernier y dañó su auto, lo que motivó que desde su box lo llamaran en mal tono.

Fernando Alonso y su Ferrari triunfaron en el GP de China

Por entonces Raikkonen puso su nota habitual. Se puso detrás del Checo Pérez y cuando fue a pasarlo, lo tapó. Allí se oyo hablar a Kimi: ”¿Qué está haciendo…?”, le preguntó a su box. Llegaron a tocarse, y la trompa sufrió las consecuencias. De allí hasta el final el Lotus no fue el mismo. En ese momento en cámara quedó una ligera rueda haciendo acrobacia por la pista. Webber andaba en 3.

Mientras tanto, Alonso puso el DRS y se fue cómodo adelante sin ningún problema. Su auto volvió a ser una Ferrari, y con ese piloto, el auto no tuvo más problemas para estar luchando por la victoria. En la vuelta 29 se juntaron 6 autos adelante, lo que no es muy común. Allí Vettel recibió un llamado que le ordenó no preocuparse por Alonso, se hizo a un lado y le dejó la primera posición.

Con las cosas arregladas desde los boxes no pasó nada más hasta el final, salvo el esfuerzo de Vettel por subir al podio en lugar de Hamilton. Alonso obtuvo su victoria 31 -lo igualó a Mansell- y se sacó la mufa que lo siguió desde julio del año anterior, en Alemania.

La victoria N° 220 de Ferrari tuvo la presencia de Piero Lardi Ferrari, descendiente directo de Don  Enzo, que acertó el domingo adecuado. David Coulthard, sin gracia, estuvo tratando de animar el podio sin conseguirlo. Y Kimi ganó una vez más la prueba por el primer trago. Ganó Ferrari otra vez. Alegría en España e Italia, que no es poco.

GP de Brasil F1 – Para Hamilton la Pole, las especulaciones para todos

Lewis Hamilton

Lewis Hamilton largara desde la Pole

La circunstancia de ser la última carrera del campeonato, de ser un circuito antiguo, -especialmente la curva de salida de la recta principal- generalmente decidir el campeonato y la meteorología, Interlagos, -con la modestia que dan los años-, se convierte en el GP de las especulaciones, de las esperanzas y de los temores. Es decir, la que pone nerviosos a todos.

Todos los pilotos le tienen miedo, especialmente aquellos que se juegan algo importante. Las caras cancheras y supersónicas de siempre se transforman en máscaras en busca urgente de un buen sicólogo. Luchar todo un año en los países más raros del mapa, corriendo de día y de noche en circuitos, que existen sólo por ambición de unos pocos, y la gloria o el fracaso están allí, con un fondo lejano de opulencia armado con edificios gigantescos y con villas de emergencia también gigantescas.

Sebastian Vettel

Sebastian Vettel termino la clasificacion con cara de preocupacion

De esta rara tómbola saldrá el campeón mundial con una sonrisa carísima y el que quería pero no le alcanzó…llorando debajo del casco. Lo técnico, además, es parte del juego, de la calidad y de la inteligencia. Pero en ese lugar de Brasil, como ocurrió en la clasificación, puede lloviznar, llover y luego soportar un sol típicamente tropical. Y para la carrera el pronóstico junta todo y anuncia un 95% de lluvia…

Deportivamente, Hamilton pensó que la carrera del domingo pasado no había terminado y voló bajito para despedirse de su equipo y lo recuerden. Además, su compañero Button dejó para después el  té con galletitas y partirá a su lado. En la segunda fila quedaron Webber y Vettel, con la peor cara de los últimos años. Quinto Massa, con la tribuna propia, y Fernando Alonso octavo, con la cara peor que Vettel. Pensando que aunque el alemán abandone, él  tendrá que estar en el podio para salir campeón.

Hamilton_Button_Webber

Hamilton, Button y Webber, los tres mejores de la clasificacion

Sobre el final hubo entretenimiento para todos. Chocaron entre ellos los de siempre -Maldonado no falla- Schumacher anduvo peor que en todo este año triste para su tremendo ego, Kimi se debe haber acostado tarde, Webber muy bien adentro del auto pero con su cara de estatua y, las mejores sonrisas se las repartieron el gentleman Button y su compañerito chiquito, sonriente y con los ojos brillantes, Lewis que dio una vuelta-record espeluznante.

Alonso desapareció de los lugares que solía frecuentar y Vettel se va a hacer famoso con las fotografías  de su cara -ya no la habitual sonriente- con gesto de haber perdido él solo, la Segunda Guerra Mundial. Brasil, el ojo de la tormenta. En todo sentido.

A %d blogueros les gusta esto: